El céntimo sanitario

Miércoles, 15 de febrero de 2012

Susana Aníbarro Pérez

Profesora Titular de Derecho Financiero y Tributario

Universidad de Valladolid

El “céntimo sanitario” es la denominación que coloquialmente y en muchos medios de comunicación se emplea para referirse al Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos. Pero lo cierto es que no se trata de un “céntimo” –más bien de varios- y, como se observa, su nomen iuris no contiene referencia alguna a la sanidad, sino que se basa en lo que constituye su objeto de gravamen, a saber, las ventas minoristas de determinados hidrocarburos, como por ejemplo la gasolina o el gasóleo.

Se trata de un impuesto indirecto que se creó mediante la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales del Estado para 2002, declarándose expresamente la afectación de lo recaudado por el mismo a la financiación de la sanidad –de ahí lo de “sanitario”- y excluyéndose de su ámbito territorial de aplicación a Canarias, Ceuta y Melilla.

Precisamente, por estar concebido como un tributo afectado a la financiación de una competencia –la sanidad- asumida en su mayor parte por las Comunidades Autónomas, la recaudación íntegra del impuesto así como ciertas competencias normativas referidas fundamentalmente a la cuantificación del mismo se encuentran cedidas a las Comunidades Autónomas de régimen general.

Reflejo de lo anterior es la regulación del tipo de gravamen, que se forma mediante la suma de los tipos estatal y autonómico. El tipo estatal es, en términos generales, de 2´4 céntimos por litro de producto gravado. En cuanto al tipo autonómico, este debe ser aprobado por cada Comunidad Autónoma para que el mismo resulte aplicable (de modo que, si no se aprueba, el impuesto se exige solo al tipo estatal) y su cuantía máxima es de 4´8 céntimos por litro. En total, puede llegar a sumar, por tanto, 7´2 céntimos, a lo que, no se olvide, todavía habría que añadir el IVA e, incluso, el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos devengado en una fase anterior.

La primera Comunidad Autónoma que decidió ejercer las competencias normativas que la Ley les reconoce en materia de tipo de gravamen y aprobar, en consecuencia, un tipo autonómico a añadir al tipo estatal fue Madrid. De hecho, fue su entonces alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, quien primero se refirió a este impuesto como “céntimo sanitario”. A Madrid se han ido sumando con posterioridad otras Comunidades Autónomas, como son Galicia, Asturias, Cataluña, Castilla-La Mancha, Extremadura, Valencia, Murcia y Andalucía, a las que en breve –tan pronto se apruebe la Ley de Medidas Financieras para 2012- habrá que añadir también a Castilla y León.

Sin embargo, esta figura impositiva puede tener sus días contados, debido a las desavenencias que suscita a la luz del Derecho de la Unión Europea. En efecto, ya en el año 2008, la Comisión Europea instó formalmente a España mediante un dictamen motivado (segundo paso del llamado “procedimiento de infracción”) para que ajustara su legislación nacional al Derecho comunitario, al entender que el Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos no cumplía plenamente con la Directiva sobre Impuestos Especiales, en la cual se prevé que los productos gravados mediante los impuestos especiales armonizados (entre ellos el de Hidrocarburos) puedan gravarse además por otros impuestos indirectos “de finalidad específica”, requisito este de la “finalidad específica” que, a juicio de la Comisión, no se cumple en el caso del impuesto español que grava las ventas minoristas de hidrocarburos. Sin embargo, las autoridades españolas no han tomado ninguna medida al respecto.

Parece que será el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el llamado finalmente a pronunciarse sobre este asunto, habida cuenta de que el pasado mes de noviembre el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en el marco de un procedimiento relativo a este impuesto, decidió suspender el mismo y plantear cuestión prejudicial ante el Tribunal de Luxemburgo para que se pronuncie sobre el posible conflicto con la Directiva comunitaria. Si este tribunal fallara que el “céntimo sanitario” es contrario al Derecho europeo, se abriría una vez más la caja de los truenos sobre el posible alcance retroactivo del pronunciamiento y el derecho a obtener las devoluciones pertinentes por los afectados.

Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos

  1. HSAF
    Jueves, 16 de febrero de 2012 a las 09:22 | #1

    EL PAIS publica:
    Bengoa acelera el debate sobre la implantación del ‘céntimo sanitario’
    El consejero calcula que permitiría recaudar 100 millones más cada año
    Ania Elorza Vitoria-Gasteiz 8 FEB 2012 – 15:52 CET1

    El debate ya es imparable. El consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, cogió ayer la bandera del céntimo sanitario y la agitó en una Euskadi que necesita imperiosamente recaudar más dinero para seguir sosteniendo el Estado del bienestar.

    Después de leer este artículo, y si la autora ha realizado un análisis acertado, cabe plantearse ¿En manos de quién estamos? El actual Gobierno Vasco está conformado por una grupo de incompetentes.

    • Susana Anibarro Pérez
      Jueves, 16 de febrero de 2012 a las 14:32 | #2

      La cuestión es que las CCAA, como el resto de Administraciones públicas en el momento actual, necesitan recaudar más ingresos, y para ello hacen uso de las vías de financiación que las leyes les ofrecen, entre ellas el Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos. Lo que ocurre es que el recurso a este impuesto puede ser “pan para hoy y hambre para mañana”, pues en efecto plantea un problema de posible confrontación con el Derecho europeo, que el Tribunal de Justicia de la UE deberá resolver.

*